El miedo y tu

¡Hola!

MIEDO

Hoy quiero hablar del miedo, del miedo que surge cuando queremos hacer algo nuevo y diferente que nunca antes hemos hecho. No el miedo ante una situación de peligro, que evidentemente nos ayuda a huir y salvarnos.

El miedo a hacer algo nuevo y diferente es un miedo que nos impide avanzar.

Todos sabemos que es ese sentimiento que nos inmoviliza o nos hace salir corriendo ante una situación nueva y desconocida. Todos lo hemos sentido en algún momento de nuestra vida.

El miedo. Cada vez que quieres hacer algo grande que te saca de tu zona de confort, en la que estás tan ricamente, aparece el miedo y te paraliza.

Aparecen mil ideas en tu cabeza de lo mal que te irá, del ridículo que harás, de lo que pensarán los otros de ti, de lo mal que quedarás…

El miedo es hasta una palabra que suena asquerosa, viscosa y horrible y que te paraliza y te impide hacer lo que quieres.

Miedo a probar algo grande, miedo a hacer realidad un sueño, miedo a dar un paso sin saber que pasará,…

Y la mala noticia es que, aunque quede mal decirlo, siempre tendrás miedo en mayor o menor medida cuando hagas algo nuevo, algo diferente que nunca antes has hecho. Y es normal que así sea, porque todos los seres humanos tenemos miedo a lo desconocido, tenemos miedo porque no sabemos que pasará ni como nos irá, y eso nos da miedo. Un miedo que será mayor cuando más grande sea lo que quieres hacer.

O sea que la solución no es ignorar el miedo o huir de él, sino aceptar que el miedo va a estar ahí siempre que des un paso fuera de tu zona de confort. Por tanto tendrás que aprender que el miedo no va a desaparecer, sino que deberás aprender a bailar con él, a saber como manejarlo.

 

¿Qué puedes hacer cuando tienes miedo?

  • Cuando el miedo aparece, tienes la opción de huir o bien sentirlo plenamente. Zambullirte en él y vivirlo plena y totalmente aunque sea difícil. Y esto lo puedes hacer paso a paso:

Ver como es, que forma tiene para ti. Como lo sientes tu, en que parte de tu cuerpo lo sientes.

¿Qué es lo que te da miedo? verdaderamente es eso o ¿hay algo más profundo que es lo que te da realmente miedo?

¿Realmente puede ir tan mal como piensas?

¿Qué puede salir bien en lugar de salir mal?

 

  • Mira el miedo a la cara como si fuera algo externo a ti.

¿Cómo te lo imaginas? ¿Qué forma tiene?

¿Puedes hablarle? ¿Qué le dirías?

Inténtalo. Quizá veas que no es un dragón tan grande cómo piensas que es.

 

  • Imagínate al miedo como un aliado tuyo. Como un amigo que tiene algo que enseñarte. Como un maestro que tiene una lección valiosa para ti

Como un guía que te enseña y te marca el camino que te va a llevar a crecer, a aprender lecciones nuevas y valiosas para ti.

¿Verdad que deja de ser un monstruo enorme y malo si lo ves como un aliado?

¿Qué mensaje tiene para ti? ¿Cómo te ayuda?

¿Es eso lo que ha estado haciendo el miedo por ti hasta ahora?

Si es así, quizá puedas darle las gracias por ello, por todo lo que te ha estado intentado enseñar. Pruebalo, verás como te liberas.

 

  • Recuerda las anteriores veces que has tenido miedo y todas las cosas horribles que te has imaginado que pasarían. ¿Al final pasaron todas esas cosas horribles? o ¿más bien lo contrario? ¿o algo entre medias?

Entonces piensa que si en esa o esas ocasiones no pasaron todas las cosas malas que te habías imaginado, ¿por qué ahora, en esta nueva ocasión, tendrían que pasar? No tiene lógica que pasen tampoco ahora ¿verdad?

 

Deja de ver el miedo como un ogro y conviértelo en tu aliado, en la chispa que te ayuda a hacer lo que deseas, a moverte y hacer realidad tus sueños.

Porque como alguien dijo los valientes son los que actúan  aún teniendo miedo.

Espero tus comentarios sobre el miedo, como te lo imaginas tu, que forma tiene para ti y lo que has conseguido hacer a pesar de tener miedo.

Gracias por esta ahí y leerme

Un abrazo,

Odina

 

 

 

Anuncios

21 comentarios en “El miedo y tu

  1. Hola, Odina: te habla alguien que ha conocido el miedo en muchas de sus caras (algo menciono en mi perfil de Las esdrújulas). No vale esperar que se retire, porque es como un animalito fiel que busca protegerme y alertarme de los muchos peligros que me acechan (él cree que son muchos y yo dejo que se lo crea), así que sé de primera mano que solo queda tratar de intercambiar los papeles, es decir: ser yo quien le dé palabras de sosiego para que no se me suba por las cortinas y, cuando lo tengo mínimamente calmado, seguir haciendo eso que a él le genera tanta alarma. Cuando regreso veo que sigue dormido y que todo está bien. Y cada vez nos cuesta menos a uno y a otra ;).

    Disculpa mi tono de humor. El miedo y yo nos tratamos con mucha confianza… ¡Gracias por traerlo, que no pierde actualidad! ¡Saludos!

    Le gusta a 1 persona

    • ¡Hola Marian!
      Gracias por tu comentario! Me gusta la idea de tratar al miedo con sentido del humor, de esta manera haces que se vea menos como un monstruo terrible y más como un animalito que nos hace compañía y nos guía. Creo que muchas veces lo que nos da miedo es precisamente lo que debemos hacer, porque eso nos sacará de nuestra zona de confort y nos hará crecer.
      Y me parece genial que os tengáis confianza y sepas como domarlo, ¡muy bien hecho! Eres todo un ejemplo a seguir.
      ¡Saludos!!

      Me gusta

  2. Odina me gusta eso de pensar en el miedo como en un aliado, como un mensajero, porque es cierto, basta que nos propongan algo nuevo, que se nos cambie el escenario, que alguien se vaya o tengamos que movernos de algún lugar, para que el gusanillo del miedo empiece a rondar por nuestra mente, y luego se convierte en expectativas, experimentamos el cambio primero en nuestros pensamientos sin que haya ocurrido en nuestras vidas, ese miedo se alimenta de ansiedad y nos anteponemos de la peor forma posible para hacernos creer que nuestra zona de confort es el lugar idóneo para seguir viviendo, y no importa cuántas veces comencemos de nuevo, este extraño miedo siempre nos visita. ¡Saludos!

    Le gusta a 1 persona

    • ¡Hola Eliana!
      Gracias por tu comentario! Si, es normal que cuando hay un cambio nos entre el miedo, porque ese cambio nos hace salir de nuestra zona de confort y porque no sabemos que pasará ni como nos afectará ese cambio.
      Y creo que siempre tendremos miedo a ciertos cambios pero está en nuestras manos intentar que la ansiedad y las peores expectativas que nos creamos no nos afecten…o por lo menos, que nos afecte lo menos posible.
      ¡Saludos guapa!

      Me gusta

  3. Hola Odina: El miedo es el sentimiento universal que todos conocemos.
    Yo lo comparo como un compañero de viaje al que te tienes que acostumbrar, que no resignar. Cuando sientes miedo, como dices, es porque te estás moviendo.
    Pensamos que si sentimos miedo, es porque nos estamos equivocando de camino. Como le decía a otra compañera en su blog, los Romanos tenían miedo de ir más allá de Finisterre porque pensaban que se caía el mar y que se los comerían los monstruos. Algo así pensamos cuando iniciamos un camino y sentimos miedo: imaginamos acontecimientos y dramatizamos sobre ellos, como si hubiera monstruos que nos fueran a comer.
    El miedo es un psicothriller que tenemos que aprender a sobre llevar: siento miedo porque es natural e inherente a las personas: siento miedo pero también hay nervios y emoción (esas mariposas de emoción). Siento miedo porque puede haber un riesgo, pero también hay posibilidades de que salga todo bien. No es valiente quien no siente miedo, sino quien lo siente y tira adelante igualmente.

    Le gusta a 1 persona

    • ¡Hola guapa!
      ¡Gracias por comentar! Me encanta la frase: “no es más valiente quien no siente miedo, sino quien lo siente y tira adelante igualmente” ¡Totalmente cierto!
      Tienes razón cuando dices que sentir miedo es inherente al ser humano cuando intenta hacer algo que nunca ha hecho con anterioridad, porque entonces nos imaginamos los peores escenarios y que todo puede salir mal, pero debemos pensar que si sentimos miedo y emoción es precisamente porque estamos en el camino correcto y porque estamos haciendo lo que tenemos que hacer y lo que nos ilusiona.
      Si, el miedo es nuestro compañero de viaje y siempre lo vamos a sentir, pero debemos hacerlo nuestro aliado y seguir aquella senda que nos marca.
      ¡Saludos!

      Le gusta a 1 persona

  4. pocas veces la palabra miedo sale en mi vocabulario, así que seguramente en muchas ocasiones se habrá sentido, pero como no lo tengo presente, llega y se va como vino.
    debe ser que no me ha tocado frentear muchas cosas donde haya que hacerle el quite como los ejemplos que pones, pero el mundo es de los valientes.

    Le gusta a 1 persona

    • ¡Hola Amparo!
      Gracias por tu comentario. Me alegro que no te haya tocado enfrentarte demasiado al miedo y que tal como te viene se te vaya. Aunque no para todo el mundo es así…y cuando se siente el miedo hay que seguir adelante a pesar de él.
      Tienes razón: ¡¡el mundo es de los valientes!!!
      ¡Saludos!

      Me gusta

  5. Hola guapa!! El miedo es así: llega y te muerde cuando menos te lo esperas, cuando planeas emprender algo o quieres cambiar algún aspecto de tu vida. Sin embargo, aunque sea una forma primitiva de supervivencia, debemos intentar hacerlo nuestro compañero de camino, que nos permita andar con prudencia pero no nos frene. Besos!!

    Le gusta a 1 persona

    • ¡Hola María!
      Gracias por comentar. Si, así es, el mido te acompaña cuando haces algo nuevo, algo que nunca habías hecho antes, y como tu dices tenemos que intentar que sea nuestro compañero y guía.
      Besos

      Me gusta

  6. Ohh, el miedo peligro mortal en la vida. Es mucho lo que hoy en día se habla de miedo, pero tampoco podemos olvidar la parte positiva que tiene el miedo, el miedo nos ayuda a cuidar aquellas cosas que no queremos perder. Pero, de igual manera el miedo negativo es un motor que no permite que hagamos tanta cosas que podemos hacer.
    Saludos.

    Le gusta a 1 persona

    • ¡Hola!
      Gracias por comentar. Si, el miedo tiene un parte positiva y una negativa. Positiva cuando nos hace avanzar o como tu dices a cuidar de lo que nos importa. Y negativa cuando nos impide hacer aquello que deseamos.
      Por ello podemos estarle agradecidos cuando nos ayuda y cuando es negativo debemos calmarlo y hacerlo nuestro amigo 😉
      Un abrazo

      Le gusta a 1 persona

  7. Hola Odina,

    Excelente artículo. Hoy, en lugar de utilizar mis propias palabras, voy a recurrir a un vídeo de Hana Kanjaa con el que conecto profundamente y que, sin lugar a dudas, puede inspirar y hacer reflexionar a muchas personas:

    En este vídeo, me siento identificada con Hana de un modo muy intenso, por lo que… Prefiero que él hablé por mí.

    Y termino este comentario recordando que hay trenes que no pasan dos veces y que las oportunidades nos pasan por delante invitándonos a que las aprovechemos. De nosotros depende jugar nuestras cartas o permitir que otros nos ganen la partida.

    Un abrazo grande!

    Ali

    Le gusta a 1 persona

    • ¡Hola Ali!
      ¡Muchas gracias guapa!! y gracias también por compartir este vídeo, seguro que puede ayudar a muchas personas!
      Tienes razón muchas veces las oportunidades no nos pasan por delante dos veces y hay que aprovecharlas al máximo
      Un abrazo grande también para ti!

      Me gusta

  8. Me encanta el tema de los miedos, lo sé soy algo rara, pero todo lo que nos ayude a superarlos me parece genial, por eso hablo mucho de este tema y creo y soy una convencida de que al miedo hay que mirarlo de frente, ya sea el miedo a los cambios, al qué dirán, a la soledad, al dentista, a las alturas, a morir, en fin… Miedo hay más de 200 por eso es normal sentir miedo ante cualquier cosa que se nos presenta nueva. El tema está en que si nos quedamos en el miedo, dejaremos de vivir y es ahí donde tenemos que hacer todo el esfuerzo, para como bien dices, mirar el miedo a la cara y poder seguir adelante, con él, porque nunca se irá, es parte de nosotras, pero en nosotras está que podamos seguir siendo funcionales y felicices aún viviendo con nosotras 🙂

    Te dejo, si me lo permites un post que hice hace algunos años que habla precisamente del miedo al cambio: http://dianagarces.com/miedo-a-los-cambios/

    Un abrazo y excelente post 🙂

    Le gusta a 1 persona

    • Hola guapa!!
      Gracias por tu comentario y por tu post sobre el miedo, cualquier lectura que pueda ayudar a enfrentarlo siempre va bien!!
      Estoy totalmente de acuerdo contigo cuando dices que a los miedos hay que mirarlos de frente, porque siempre tendremos miedo de alguna cosa, y tenemos que mirarlo de cara para poder seguir haciendo las cosas que queremos y ser felices
      Un abrazo bien fuerte

      Me gusta

  9. Hola Odina me gustó mucho tu artículo, es muy directo y haces ver el tema del miedo de manera clara y concisa. Yo también he escrito sobre éste tema y la verdad es que nunca había intentado ponerle cara amable al miedo. Yo siempre lo he visto como una manta negra y al hacer cosas con el o sin el es como quitarse esa manta negra, porque a través de ella lo ves todo oscuro y tienes nublado tu visión emocional.

    La verdad es que después de leerte intentaré ponerle cara de maestro a mis miedos y seguro que me irá mucho mejor.

    Un abrazo y felicidades por este Blog maravilloso.

    Le gusta a 1 persona

    • ¡Hola Carolina!
      ¡Muchas gracias por tu comentario y tus felicitaciones!
      Entiendo que hables del miedo como una manta negra, porque cuando él está presente lo vemos todo nublado y oscuro. Y ciertamente es así, pero creo que es mejor verlo como un maestro que nos indica que aquello que estamos intentando hacer nos saca de nuestra zona de confort. De esta manera será menos fiero el monstruo.
      Un abrazo guapa

      Me gusta

  10. El miedo amedrenta pero, como bien dices, también enseña. Hay una frase que dice que hazlo y si te da miedo, hazlo con miedo. Pero ese primer paso…ese primer paso para superar y trascender al miedo…lo que cuesta darlo.

    Un post muy intersante y para tener en la recámara.

    Le gusta a 1 persona

    • Hola Lucia
      ¡Gracias por comentar! Si, tienes razón lo difícil es dar el primer paso, luego todo es más fácil. Por eso hay que mirar el miedo a la cara, seguir tu intuición y hacer aquello que deseas a pesar del miedo.
      Un abrazo

      Me gusta

  11. Pingback: Los miedos que todos tenemos | Cami a l'estel

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s