Decir que no y no agobiarte en el intento

¡Hola!

Nuestra vida esta llena de ocupaciones, de citas, de personas con las que quedar y cosas que hacer. Un amigo te propone una actividad, otro tomar una cervecita, un cliente que quiere quedar, una cita con los padres de los amigos de tus hijos, etc, etc

¿Y entonces dónde queda el tiempo para ti? ¿Dónde está el espacio para hacer lo que tu deseas?

Everything you have ever wanted, is sitting on the other side of fear.

La única solución para no tener tu agenda llena de mil quehaceres o mil citas es decir que no a lo que no te interesa o no se aliena con quien tú eres y con lo que tu haces o quieres hacer.


Pero decir que no puede ser un problema para algunas personas o en algunas circunstancias, como durante mucho tiempo lo fue también para mi también.

Es difícil decir que no, en ocasiones es muy difícil, sobretodo cuando se lo tienes que decir a una persona cercana y a la que quieres. Tienes miedo de hacerle daño, o que se enfade contigo y no quiera volver a quedar por un tiempo, o tienes miedo de perder una oportunidad de conocer gente maja, de pasar un buen día/tarde/noche, o una oportunidad de negocio, de conocer a un posible socio o cliente. Es muy normal tener todos estos pensamientos, muchísimas personas más los tienen. No eres el único.

Pero todos estos miedos únicamente te llevarán a vivir tu día a día en una maratón constante, haciendo mil cosas con mil personas distintas. Y también te llevarán a querer contentar a todo el mundo y a que todos te vean como a una niña buena o un niño bueno.

Y eso puede llegar a agobiarte, estresarte y a que caigas rendido, pero sobretodo te llevará a dejar de ser quien eres, a pensar más en la felicidad de los demás que en la tuya propia y a vivir una vida alejada de la que realmente deseas vivir.

 

“La primera cosa es ser honesto contigo mismo. Nunca puedes tener un impacto en la sociedad si no te has cambiado a ti mismo” Nelson Madela

 

¿Entonces que opciones tienes?

Sólo puedes empezar a decir que no. Empezar a priorizar lo que a ti te motiva, lo que te gusta de verdad y lo que deseas hacer.

Si, sé que suena a egoísta , y eso nos han enseñado que es malo. Pero si no te pones a ti primero delante, el que acabará estando mal serás tu mismo. Igual consigues que todos estén contentos contigo (lo dudo) pero tu no estarás bien contigo mism@.

Y si tu no estás bien contigo mismo, al final, tampoco lo estarás con nadie, ni podrás hacer feliz a nadie.

Por tanto la solución es pasar a la acción y empieza a hacer pequeños cambios, paso a paso para ir ganando seguridad y claridad. Claridad para saber que es lo que deseas realmente tu y claridad para ser honesto contigo mismo y con los demás. ¿Por qué de que te sirve ir a esa cena/fiesta/quedada/etc si luego estás allí con tu cabeza a mil kilómetros de distancia pensando en otras cosas? no estarás por la gente que tienes delante, ni estarás al 100% prestando atención a lo que está sucediendo en ese momento delante tuyo, y puede ser que ni siquiera veas esa oportunidad tan buena que tienes delate de tus narices. ¿No hubiera sido mejor decir que no a esa cena/fiesta/quedada/etc que estar allí en estas condiciones?

Mejor simplificar, no hacer tantas cosas y, por tanto, empezar a decir que no a lo que realmente no te alinea con quien tu eres y con la vida que deseas.

Entonces ¿pasas a la acción?, dando pequeños pasos, uno a uno, para poder ser honesto contigo y con los demás:

¿Realmente quiero ir a este sitio? y si no deseo ir ¿que ocurrirá si digo que no? ¿será tan malo como me imagino? ¿Me permito probar a decir que no y ver que pasa? Prueba y mira que pasa, siempre puedes decir que si la próxima vez.

  • Se sincer@ contigo mism@:

¿Qué te gusta? ¿Qué te motiva? ¿Qué te apetece hacer?

¿Hay algún tema que deseas priorizar? Igual es el momento de hacer ese curso que te catapultaría hacia la vida con la que sueñas o de asistir a esa charla inspiradora que puede cambiarlo todo…

  • Empieza a ponerte a ti en primer lugar, empieza a practicar un egoísmo sano:

Porque aunque nos han enseñado que el egoísmo es malo, y sin duda lo es en algunas circunstancias, si se trata de un egoísmo sano ya es otra historia.  Piensa que si tu no estás bien, tampoco lo estarás con los demás ni ayudarás a los demás a estar bien, sino que le causarás problemas a la gente que quieres.

Y además así también estarás ayudando a los demás a ser quienes son, tu ejemplo les inspirará y tus acciones les ayudarán a caminar hacia sus sueños. Y si les dices que no en alguna ocasión a la vez les permites a ellos tener el tiempo y el espacio para encontrarse a ellos mismos.  ¿Qué gran ayuda verdad? 🙂

  • Empieza a valorarte más a ti mism@ y a confiar más en ti y en tu intuición:

Síguete, escúchate, hacer todo esto sólo puede llevarte a ser más quien tu ya eres. Y ¿qué hay mejor que ser tu mismo, que ser auténtico? ¿Por qué seguir a los demás si tu eres diferente y original? ¿Para qué ser como los demás? de todas formas tampoco puedes ser como los demás, porque ya eres tu, diferente a los demás.

  • Empieza a probar a decir que no:

Di no con respecto hacia los demás, dándoles un buen motivo por el que dices no. No hace falta mentir, sólo di la verdad: lo que quieres hacer realmente en ese momento. Si los demás te quieren y te respetan lo entenderán sin ningún tipo de problema.

Liberarás más tiempo para ti, para hacer lo que realmente deseas.

Y a la vez permitirás que los demás también puedan ser quienes son realmente. Y eso será bueno para ellos y para tu relación con ell@s e incluso será bueno para la humanidad. ¿Puedes imaginarlo? cada vez más personas siendo ell@s mismos, sinceros consigo mismo y viviendo tal y como desean. Sería un mundo mucho mejor que el actual sin ningún tipo de dudas. Por tanto, míralo así: también les haces un favor a los demás y a las personas que quieres. Y eso es bonito visto así, ¿verdad?

 

A mi me costó un tiempo decir que no a amigos y familiares, pero fue necesario para conectar conmigo misma, para llegar más dentro de mi y saber que es lo que realmente quería, que es lo que me motivaba y me ilusionaba.

No es fácil decir que no, pero es absolutamente necesario para llegar a vivir la vida que deseas. Además, las cosas que valen la pena, no siempre son fáciles de hacer.

¡Adelante! te animo a que lo pruebes…y luego me cuentas que tal te ha ido, ¡lo estaré esperando!

Un gran abrazo,

Odina

Anuncios

16 comentarios en “Decir que no y no agobiarte en el intento

  1. ¡Odina un post muy completo!
    La verdad es que decir que no es algo que cuesta bastante, sobre todo cuando estamos constantemente buscando aprobación, el “no” es una palabra muy asertiva que nos coloca justo en el lugar donde queremos estar, porque cuando le decimos que sí a los demás nos estamos negando a nosotros mismos, nos estamos siendo infieles por estar donde no queremos estar y haciendo lo que no queremos hacer. Qué difícil es decirle no a los demás, pero es más difícil quedarse con ese sentimiento de insatisfacción porque eso que hicimos fue en nuestra contra por más simple y sencillo que nos parezca.
    ¡Saludos!

    Le gusta a 1 persona

    • ¡Hola Eliana!
      Muchas gracias por tu comentario. Es muy cierto lo que dices, si decimos que sí para hacer alguna actividad que realmente no deseamos hacer nos estamos traicionando a nosotros mismos y nos quedaremos con ese sentimiento tan malo dentro.
      ¡Saludos Eliana!

      Me gusta

  2. Hola!! Es verdad que nos sentimos comprometidos con las propuestas de los demás, y nos cuesta tanto decir que no… En mi caso, solía poner como excusa el trabajo. Llega un momento en el que no siempre no podrás acudir a las citas que te proponen por trabajo, por tanto, tuve que aprender a dar mi opinión sobre lo que me ofrecían y decir que no. Fue desagradable por que la gente espera que acudas a lo que te proponen, pero por otro lado fue liberador no sentirme tan comprometida a hacer algo que no me gustaba.
    Gracias por el artículos, es muy útil!

    Le gusta a 1 persona

    • ¡Hola!
      Muchas gracias por comentar. Si, a veces la gente se toma mal que no acudas a lo que te proponen y tu todavía te sientes peor, pero hay que ponerse a una en primer lugar y acudir a aquello que realmente deseamos acudir y así nos sentiremos bien con nosotras mismas, o como tu dices liberadas.
      Saludos!

      Me gusta

  3. Hola guapa!! no es fácil decir que no, sobretodo porque la gente ya está acostumbrada a que suelas decir que si o a ceder y se ponen un poco “de uñas” en cuanto reciben el primer no. Primero se sorprenden y luego intentan culpabilizarte. Es que hace poco que he empezado a practicarlo, por salud mental y física, y la sorpresa inicial suele ser mayúscula: ¿pero como que no? ¿es que tienes algo mejor/mas importante/ que hacer? ¿no sabes los problemas/circunstancias/ por los que paso? ¿como puedes ser tan egoista/insensible/insértese aquí cualquier otro insulto? Pero si, hay que ser fuerte y empezar a decir que no y, a lo mejor, no andar dando explicaciones. Hay gente que no las merece. Besos!!

    Le gusta a 1 persona

    • ¡Hola María!
      Muchas gracias por comentar. Es cierto lo que dices, decir que no es difícil y siempre habrá gente que se lo tomará mal. Pero, como todo, con la práctica te vas dando cuenta de a que deseas acudir tu realmente y a que no. Y hay que tener en cuenta que el tiempo que tenemos es limitado, si dices que si a algo tendrás que decir que no a algo que quizá te interese realmente o te ayude en tu vida.
      Es cuestión de paciencia e ir cogiendo practica en manejar esas situaciones en que la gente se lo toma mal.
      Saludos!

      Me gusta

  4. Qué gran artículo, Odina!

    Fantástico que hayas abordado este tema porque, a pesar de haber mucha información por las redes al respecto, todavía hoy muchísimas personas siguen resistiéndose a dar una negativa.

    Me ha gustado mucho tu post porque has enfocado el tema de una forma muy cercana y aportando orientaciones de gran valor. Has mencionado algunos de los motivos principales por los que muchas personas tienen miedo a decir “no”: el miedo a perder una oportunidad, a quedarte solo, a que dejen de contar contigo…

    Como bien dices, no hay nada de malo en expresar tu opinión de manera natural y en comunicar las razones por las que participar en una actividad X no te interesa en un momento concreto. El respeto comienza en nosotros mismos, en tener claras nuestras prioridades y necesidades, y actuar en coherencia con ellas.

    Cuando nos respetamos a nosotros mismos aumentan considerablemente las probabilidades de que nuestro entorno social también lo haga, así que… ¿Quién dijo miedo al “no”?

    Gracias por esta fantástica reflexión! Un abrazo grande!

    Ali

    Le gusta a 1 persona

    • ¡Hola!
      Muchas gracias Ali por tu comentario! Si, tienes razón no hay nada de malo en expresar tu opinión de una forma natural y con respeto, y así las demás personas podrán entenderlo y respetarlo, porque como tu dices si nosotros nos respetamos a nosotros mismos, los demás también lo harán.
      Un gran abrazo guapa

      Me gusta

  5. Muchas personas tienen la creencia que si dicen que no van a quedar mal con otros y ese miedo al rechazo es lo que hace que decir que no cueste tanto, ese y otros miedos asociados, claro 🙂

    No te diré que es sencillo, claro que no. Como dices en tu post, agobiarte es una de los primeros sintomas que sentimos cuando pensamos en decir no a alguien, ni que decir lo que pasa cuando lo decimos y semanas después cuando alguien nos hace un reclamo por ese negativa.

    Pero si queremos estar bien con nosotras mismas, toca aprender a decir que no y seguir adelante, vivir con ello y aprender que no podemos complacerlos a todo y que la única persona a la que debemos tener contenta, es a nosotras mismas 🙂

    Le gusta a 1 persona

    • ¡Hola Diana!
      Muchas gracias por tu comentario. Si, estoy de acuerdo con que el miedo al rechazo puede ser paralizante, pero no podemos complacer a todos, como tu dices, es imposible, por tanto mejor pensar en nosotras primero y hacer aquello que nos lleve a sentirnos orgullosas de nosotras mismas.
      Un abrazo guapa

      Me gusta

  6. Hola!

    Nos educan para ser educados y complacientes y todo ello muchas veces origina el no saber decir no. Tenemos que practicar el egoísmo sano, porque solamente sintiéndonos plenos y bien, podemos ayudar a los demás.

    Un abrazo.

    Le gusta a 1 persona

    • ¡Hola Yolanda!
      Tienes razón, la educación que recibimos a veces pudo no ser la mejor para sentirnos plenas, pero con el tiempo podemos aprender a decir que no a aquello que no se aliena con nosotras mismas, y como consecuencia entonces sentirnos bien con nosotras y así poder ayudar a otros a hacer lo mismo
      Un abrazo

      Me gusta

  7. Vaya Odina, acabo de descubrir tu blog y me ha encantado tu gran mensaje.
    Estoy contigo que no es fácil decir que no, pero hasta que no empiezas a pronunciarlo no eres libre.

    Voy a compartir un “truco”, por así decirlo, que yo misma utilicé años atrás cuando no era feliz e incluso me provocaba (sin saberlo) migrañas de 3 días.
    He descubierto que por no pronunciar la palabra “no” me creaba situaciones como por ejemplo esas migrañas para “evadirme” de algunas cosas.

    Un día decidí plantar cara a esas cosas que me incomodaban o no quería hacer. Y como decir “no” me violentaba, empecé a decir “no me apetece”.

    Yo creo que las personas de mi alrededor se quedaban tan sorprendidas que no insistían mucho (excepto mi madre). Pero al poco tiempo ví que funcionaba y le quité la coletilla. Ahora ya digo “no” sin remordimientos.

    Le gusta a 1 persona

    • Hola guapa!
      ¡Muchas gracias por tu comentario sobre el blog!
      Es cierto que el cuerpo nos guía y nos enseña aquello que queremos y aquello que no, y en tu caso tu cuerpo te estaba enseñando el camino a seguir.
      Muy bien por tu truco, seguro que la gente se quedaba totalmente descolocada ante una respuesta tan sorprendente. Y pienso que fue muy valiente por tu parte decirlo tan claro. ¡Muy bien! y así pudiste llegar a decir simplemente que no sin remordimientos
      Un abrazo

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s