¿Estás dispuest@ a arriesgarte?

¡Hola!

Please don't be a stranger!

Hoy hablamos de un tema un poco delicado, pero sobre el cual creo que es importante reflexionar: tenemos sueños y metas que deseamos cumplir y sabemos que tendremos que esforzarnos para que se hagan realidad. Pero ¿hasta qué punto estamos dispuestos a arriesgarnos para hacer realidad nuestros sueños? ¿ A qué estamos dispuestos a renunciar para vivir tal y como deseamos?

Sabemos, por lo menos en teoría, que si deseamos algo tendremos que trabajar duro, con perseverancia y determinación para que paso a paso ese sueño sea real. Pero ¿estás dispuest@ a hacerlo?

¿Estás dispuest@ a renunciar a aquello que te aleja de lo que quieres? renunciar por ejemplo a hacer un viaje o a salir a tomar unas copas con tus amigos cada noche porque tienes que trabajar en tu proyecto.

Hacerlo no es fácil, requiere de foco, de tener claros tus objetivos y saber que es prioritario para ti.

Tenemos sueños, deseos, anhelos, pero no los vamos a hacer realidad sin hacer nada, sin renunciar a nada, sin dedicarles nuestro tiempo, nuestros esfuerzos y nuestra energía. No los conseguiremos a cambio de nada.

Para conseguirlos tendremos que renunciar a cosas que nos gustan, por lo menos de forma temporal, para trabajar con perseverancia, superar obstáculos y piedras en el camino y seguir con determinación.

Nadie dijo que fuera fácil, pero sí que vale la pena. Vale la pena trabajar en lo que deseas y saber que poco a poco vas llegando a donde quieres llegar.

 

Por otro lado para hacer realidad nuestros sueños debemos asumir algunos riesgos, tenemos que salir de la zona de confort (donde estamos tan ricamente porque conocemos absolutamente todo lo que allí sucede) y no siempre estamos dispuestos a hacerlo.

Pero si no asumimos algún riesgo y hacemos cambios, no pasará nada, todo seguirá igual: seguiremos en nuestra zona de confort tranquilamente y aburridamente.

Todos los cambios que hagamos requieren de nuestra constancia, esfuerzo, dedicación, perseverancia y compromiso para alcanzarlos y saber seguir adelante a pesar de los obstáculos que encontremos en el camino.

Aldous Huxley, escritor de “Un mundo feliz”, aseguraba que “solo hay una pequeña parte del universo de la que sabrás con certeza que puede ser mejorada, y esa parte eres tú”.

El problema es que en demasiados casos no queremos asumir riesgos para hacer cambios en nuestra vida.

Y no queremos asumir riesgos porque esos riesgos, al hacernos salir de nuestra zona de confort, nos hacen sentir inseguros, pequeños, con miedos y además puede ser que nos equivoquemos y que los demás piensen mal de nosotros.

Tenemos metas y objetivos pero no queremos asumir el riesgo de ir hasta ahí. Pero si no asumimos riesgos no conseguiremos esas metas o las conseguiremos sólo a medias. Y tu no quieres que tu objetivo sea real a medias ¿verdad?

Entonces si quieres vivir la vida que deseas deberás asumir riesgos, a pesar del miedo.

Aunque si te enfocas en el miedo no harás ningún cambio relevante en tu vida. Por eso en lugar de enfocarte en el miedo, piensa en todo lo que conseguirás, en lo maravillosa que será tu vida si asumes ese riesgo.

Si te centras en tu nueva vida y te permites sentir la ilusión de conseguirla, tendrás la energía para superar el miedo, para arriesgarte y para dar pasos hacia tus sueños.

Sigue tu curiosidad y averigua que hay detrás del miedo, averigua que pasaría si te arriesgas. Y no hace falta que te tires a la piscina sin mirar si hay agua o no, puedes aproximarte con cuidado y ponerte una red por debajo. No hace falta ser un kamikaze 🙂

Ábrete a descubrir, sigue tu curiosidad, deja atrás los miedos y empieza a caminar lentamente hacia el mundo que sueñas.

Toma riesgos y renuncia a lo que te impida llegar a donde deseas ir. Seguramente al principio te sentirás incomod@, habrá momentos que pensarás que ojalá no lo hubieras hecho, tendrás miedo…y también te sentirás libre por el hecho de vivir tal y como deseas y no como otros desean, libre de ser tu mism@ y orgulls@ de haber superado tus límites y aquello que te encierra y te estanca, segur@ de tu fortaleza y tu determinación.

Si haces todo esto la vida se convertirá en un baile genial y maravilloso. Habrá riesgos controlados y diversión y te sentirás intensamente viv@. Vivirás al máximo y te sucederán cosas que ni siquiera te puedes imaginar ahora.

¿Estás preparad@ para arriesgarte?

Un abrazo,

Odina

Anuncios

34 comentarios en “¿Estás dispuest@ a arriesgarte?

  1. Está claro que llegados a ese punto hay que valorar si realmente esa meta que queremos alcanzar nos merece la pena tanto esfuerzo por nuestra parte, eso sólo lo podemos saber nosotros mismos. No obstante el éxito requiere muuuucho esfuerzo, trabajo y disciplina.

    Un abrazo.

    Le gusta a 1 persona

    • Me alegro mucho por ti que te arriesgarás y que nos dejes tu testimonio.
      Si, los cambios dan miedo, pero más miedo da quedarte pensando en que te gustaría hacer esto o aquello y no intentarlo hacer nunca.
      Un abrazo

      Me gusta

  2. ¡¡Yo tengo ese libro!! Pero nunca me ha dado por leerlo.
    Yo la meta que tengo, si la quiero conseguir… A toda costa, porque es algo que si me puede reportar algo en el futuro (un negocio, un futuro..)
    ¿Qué me va a costar? Sin duda, me va a costar sudores. Pero creo que merece la pena ele sfuerzo, sobretodo si es algo que te gusta.

    Le gusta a 1 persona

  3. Muy buenas preguntas las que nos haces: ¿Hasta qué punto estamos dispuestos a arriesgarnos para hacer realidad nuestros sueños? y ¿ A qué estamos dispuestos a renunciar para vivir tal y como deseamos? Y es que nos da miedo los cambios y no nos gusta arriesgar, ni siquiera para conseguir nuestros sueños. Deberíamos ser más valientes y salir de nuestra zona de confort, descubriremos un mundo maravilloso que está por explorar.
    Un post cargado de positivismo. Un beso guapísima!!

    Le gusta a 1 persona

  4. Odina la vida es un cambio constante al cual nos enfrentamos a diario aunque no queramos verlo. La palabra cambio siempre nos dará mucho miedo, y es justo la que muchas veces nos frena para que no nos arriesguemos. Arriesgarse significa precisamente salir de esa zona de confort que has mencionado y tomar otros caminos y atajos que nos lleven hacia rutas distintas, pero lamentablemente a diario las personas siguen tomando el mismo destino por el solo hecho de que les da pánico hacer las cosas diferentes, como vestir de otro color, renunciar, mudarse de casa, hacer un viaje, cuánta gente teniendo el mismo escenario por no querer hacer pequeños cambios cotidianos que los lleven a grandes cambios. Saludos.

    Le gusta a 1 persona

    • Totalmente de acuerdo Eliana. Si vamos haciendo pequeños cambios en nuestra vida diaria, en nuestras rutinas y caminos, poco a poco iremos ampliando nuestra zona de confort y tendremos menos miedo a hacer cambios de más envergadura y así conseguir hacer realidad nuestros sueños.
      Un fuerte abrazo preciosa

      Me gusta

  5. Tienes razón cuando dices que a veces no seguimos nuestros sueños por miedo y si nos enfocamos en el miedo nunca haremos cambios en nuestra vida, creo que cuando nos entran las dudas lo que debemos pensar es en lo estupendo que será y todo lo que conseguimos si corremos ese pequeño riesgo. Debemos ser valientes y luchar por conseguir nuestras metas. Un beso.

    Le gusta a 1 persona

    • Cierto, debemos ser valientes, dejar atrás los miedos e intentar hacer realidad nuestros sueños, y para ello debemos enfocarnos en la felicidad de conseguirlos y no en los miedos que podamos tener.
      Un abrazo

      Me gusta

  6. ¿Renunciar a viajar? Solo por falta de tiempo o presupuesto, que es algo que me da vida y no podría decir que no tan fácilmente. Que no suene superficial, es que me centro demasiado en mis obligaciones y renuncio a mucho durante “la rutina”, esa es mi via de escape. Dicho de otro modo, creo que llevo años renunciando a muchas cosas por el hecho de tratar de tener un futuro bueno.
    El libro “un mundo feliz” me lo han recomendado, a ver si le echo un ojo y no cae en el olvido, bss!.

    Le gusta a 1 persona

    • Creo que todo depende de cuales sean tus sueños…si son viajar, pues a por ello ya! 🙂
      Hacer realidad un sueño requiere de constancia, de foco y de renunciar a otras cosas que no te ayudan a que ese sueño sea real.
      Aunque, por supuesto, todo no puede ser rutina y hay que tener alguna vía de escape o diversión mientras llegas a tu meta.
      Un abrazo

      Me gusta

  7. Hola. A veces es difícil salir de nuestra burbuja cómoda para arriesgar a conseguir esos sueños que guardamos. Sería valiente luchar por ellos y valorar lo buenos de ello. Gracias por la entrada, y muy interesante. Te hace pensar. Besos.

    Le gusta a 1 persona

  8. Hola Odina!
    Yo soy cada vez más reacia a los cambios, hace mucho años era más valiente y me arriesgaba más, no era mucho más feliz que ahora y en perspectiva he sido más temeraria que arriesgada.
    Es cierto como dice Huxley que la única parte del universo que podemos cambiar somos nosotros, quizás el cambio cuando viene impuesto por la vida de cosas que no podemos controlar lo asumimos, lo hacemos pero no estamos dispuestos a arriesgar, no cambiamos nos cambian.
    Ahora tengo objetivos que voy alcanzando y me paro mucho a evaluar lo que pueden traer mis decisiones tanto bueno como malo, espero que consiga metas sin renunciar a la esencia de mi objetivo pero sin hacer locuras ajajajja
    Reconozco que una de mis mayores motivaciones es la curiosidad!
    Un saludo

    Le gusta a 1 persona

    • ¡Hola Carmen!
      A todos nos cuestan los cambios y según de que tipo de cambio hablemos, se nos hace más o menos difícil.
      Creo que es bueno evaluar las decisiones que vamos tomando por el camino e ir pasando a la acción según lo que vayamos decidiendo…e ir consiguiendo esas metas que tanto deseamos.
      Un abrazo

      Me gusta

  9. ¡Hola, Odina! El que no arriesga no gana. Ya lo dice el refrán. Sacar adelante un proyecto es un trabajo agotador y debes estar muy dispuesta a arriesgarte. Al menos yo lo estaba cuando empecé en esto. Sacrificas horas de sueño, de descanso y de ocio. ¿A veces me pregunto si merece la pena? De momento mi balance es muy positivo. Asumir riesgos es otra cuestión importante. A todos nos cuesta salir de nuestra zona de confort y luego están las inseguridades. Pero hay que hacer el camino a pesar del miedo y del riesgo. Los sueños merecen ser vividos. ¿Estoy dispuesta a arriesgarme? Rotundamente sí. Un abrazo.

    Le gusta a 1 persona

    • ¡Hola Rosa!
      Si, quien no arriesga no puede ganar, por eso yo también pienso que vale la pena arriesgarte por tus sueños y superar miedos e inseguridades que nos limitan y nos impiden recorrer el camino que nos lleva a nuestros sueños.
      Un abrazo

      Me gusta

  10. Cuando te propones una meta y te fijas una fecha y el camino a seguir no habrá obstáculo que te detenga, quizá te puedan poner barreras pero nada que no puedas vencer, pues le estas poniendo toda la pasión y tu energía a concretizarlo, me encanto tu post.

    Le gusta a 1 persona

  11. Hola!
    Hay que arriesgar siempre, pero con cabeza. Como bien dices en tu post, si estás dispuesto a arriesgarte hay que ser consciente que el camino no será fácil, que quizá te encuentres obstáculos en el camino y que muchas veces te plantees si hiciste bien o no. Pero también es verdad que si piensas en la motivación del porqué lo hiciste y recuerdos lo mucho que te llena lo que haces, enseguida te darás cuenta que si, que tomaste la decisión correcta por muy duro que parezca. Yo lo hice. Dejé un trabajo que me amargaba y empecé una nueva etapa donde tenía claro que yo sería la capitana de mi vida y poco a poco voy consiguiendo frutos. Hay que luchar por lo que se quiere y tirar hacia delante, pero como también dices, asomándonos al precipicio con cuidado y colocando una red, porque de nada sirve arriesgar si no tienes claras las cosas. Siempre tiene que haber un proyecto que te ilusión y motive.

    Un saludo y estupendo post! 😉

    Le gusta a 1 persona

    • Gracias por tu comentario tan bonito.
      Si, hay que arriesgar con cabeza, teniendo claro que es lo que quieres y que pasos vas a dar para conseguirlo, y entonces ponerle toda la ilusión, ganas, perseverancia, constancia…hasta llegar allí donde deseas.
      Saludos

      Me gusta

  12. Hola guapa. Vaya tema para reflexionar el de hoy. ¿Estas dispuesta a arriesgarte? Mi respuesta hace unos años sería un SI rotundo, pero realmente ahora sería un Si con matices. Todo el mundo sabe que quie no arriesga no gana y eso es lo que ocurre. Por poner un ejemplo de los sencillos, tal y como nos mencionas lo de renunciar a hacer un viaje, cuando decidí tener hijos renuncie a muchas cosas así, viajaba muchísimo, buceaba, hacía cosas que sabía que al tener hijos tendría que dejar apartadas un tiempo. Pero lo hice porque mi deseo de ser madre superaba al de todas esas otras cosas. No soy una persona muy competitiva ni ambiciosa en lo que a trabajo se refiere, por eso no hablo de este ejemplo, pero entiendo que alguien renuncie a sus ganas de ser padre por el sueño de tener el trabajo ideal, otro ejemplo. Como bien dices, si quieres vivir la vida que quieres, sea lo que sea, hay que arriesgar. Y aunque se tenga miedo, si tú deseo es fuerte lo conseguirás. Besos

    Le gusta a 1 persona

    • Gracias por tu testimonio y tu reflexión guapa.
      Si el deseo de hacer o tener algo es superior a todo lo demás, tendrás que arriesgar o renunciar, pero como tu dices lo conseguirás, porque ese deseo tan fuerte será el motor que te hará emprender las acciones que necesites para lograrlo.
      Besos

      Me gusta

  13. ¡Hola!
    ¿Que si estoy dispuesta a arriesgarme? ¡Sin dudarlo!
    Es verdad que a veces nos cuesta poner en una balanza las cosas y hacer que ésta se equilibre, pero también es cierto que si no nos arriesgamos y hacemos que esa balanza de desequilibre, desde mi punto de vista, no estamos viviendo. Es decir. La vida es una constante de toma de decisiones, a veces acertadas a veces equivocadísimas, pero no por ello debemos quedarnos parados y no saltar.
    Todos, quien más o quien menos, tenemos metas, sueños que esperamos y deseamos cumplir. Cierto es que a veces nos cuesta poder renunciar a ciertas cosas, pero creo también que centrando nuestra mirada hacia nuestro futuro, debemos intentar hacer “lo que sea” para que esas metas y esos proyectos se cumplan, o quizás, estar lo más cerca posible a que eso ocurra, porque cierto es que a veces no solo depende de nosotros (aunque sí la mayoría de veces).
    Por otro lado esos miedos a asumir esos riesgos también pueden ser una buena arma a nuestro favor. Sonará un poco loco, pero yo lo veo así. Vamos, el miedo también puede ser un impulso para que nos decidamos a arriesgarnos simplemente para querer superarlo, que eso también puede resultar ser una buena recompensa.
    Hay que vivir, y para ello, hay que arriesgarse.
    Besotes

    Le gusta a 1 persona

    • ¡Hola Carolina!
      Estoy de acuerdo, la vida es un tomar decisiones constantemente y eso quiere decir arriesgarse al pasar a la acción. Y arriesgarnos da miedo, pero si nos quedamos anclados en este miedo y no nos arriesgamos y por tanto no nos movemos, para mi es mucho peor, porque entonces estaremos pensando que hubiera pasado si…, y arrepentiéndonos de lo que no hemos intentado y eso es terrible.
      Estoy de acuerdo contigo en que si tenemos una meta que deseamos de verdad hacer realidad, tenemos que hacer “lo que sea” para que sea real.
      Para mi el miedo es un aliado que nos muestra aquello que debemos solucionar o sanar y que por tanto no debemos huir de ello, sino mirarlo a la cara y superarlo.
      Un abrazote

      Me gusta

  14. Hola Odina, muchas gracias por este post, que me ha hecho reflexionar. Soy de la opinión de que, quien no arriesga, no gana, pero hay ocasiones en las que ese riesgo puede llevarse muchas cosas por delante, incluso más de las previstas. Mi vida personal es tranquila y estable, ahí no necesito arriesgar, hice mi apuesta hace años y salió bien. En lo laboral, tengo un buen puesto de trabajo, pero sé que es temporal y que tiene fecha de caducidad concreta. En este caso, yo aposté y, aunque en lo personal, me supone gran esfuerzo, creo que merece la pena. Duermo menos, veo menos a mis hijas, apenas tengo tiempo libre, pero a la vez me siento realizada.
    El día que se acabe este proyecto volveré a este post para recordarme a mí misma que debo volver a arriesgar.
    Besos

    Le gusta a 1 persona

    • Muchas gracias por tus palabras guapa y me alegro muchísimo que este post te lleve a reflexionar.
      Creo que en esta vida hay que arriesgar pero valorando si hay agua en la piscina antes de tirarnos. A veces hay que hacer algún esfuerzo para conseguir lo que deseamos…¡ánimos! y mucha suerte
      Un abrazo

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s