Entrevista a Gilles Vanderpooten

Gilles Vandepooten coautor de Comprometeros, entrevistador póstumo de grandes personajes

img_jmanresa_20161123-160020_imagenes_lv_propias_jmanresa_img_9973-kg3-658kri35781ur9oq-992x558lavanguardia-web

Yo trabajaba en un banco pero me empezaron a interesar aquellos que no se querían apropiar de la realidad, sino transformarla. Así contacté con Stéphane Hessel

¿Cómo lo hizo?

Pues atreviéndome. La mayoría de la gente no se da permiso para hacer aquello que quiere hacer realmente y malgasta la vida dejando que le pasen cosas y luego se queja. Vi a Hessel por la tele recitando un poema de Goethe sobre Europa. No lo entiendo, el alemán, pero capté el sentido.

¿Cuál era el sentido?

Que Europa ha de ser la patria de la humanidad, donde nadie se sienta extranjero….supe que quería conocerlo. Leí todo sobre él y le escribí.

¿Por qué acepto recibirlo?

Hessel era una leyenda: miembro e la Resistencia capturado por la Gestapo y prófugo de Buchenwald, luchador por los derechos humanos, diplomático, amigo de Picasso, Breton y Duchamp,…Nunca había renunciado a actuar y quería contactar con los jóvenes para continuar actuando.

¿Ya era popular por su Indignaros?

Todavía no. Lo publicaría dos años después: en el 2011. Entonces ya era nonagenario, pero tenia una vitalidad enorme y se sentía necesario: quería ayudar. Mantuvimos horas de conversación con las que escribí Engagez-vous (traducido como ¡Comprometeros!)

Supongo que se lo sortearían, los editores

Al contrario, me rechazaron el original en las 40 primeras editoriales a las que lo envié, y en la 41, una pequeña y regional, L’Aube, aceptó publicarlo y entonces explotaron las revoluciones árabes…Y se convirtió en un best-seller.

Si no te atreves, seguro que no aciertas

Hessel era muy amigo de Danielle Mitterrand. Ella lo llamó para decirle que el libro le había encantado, y allá estaba yo para proponerle a ella de escribir otro, que aceptó. En su casa de las Landes conocí a cuatro generaciones Mitterand. Danielle estaba enferma y quería que el libro fuera su último testimonio.

¿Que recuerda de esos días? 

… Yo resumiría su vida en dos palabras: rendirse, nunca. Y no se rindió nunca.

 

Extracto de le entrevista en la Vanguardia 6.12.2016

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s